jueves, 25 de diciembre de 2008

Día destellado

Conjunción de miradas eternas, que llenas de vida se abrieron paso para encontrarse entre las luces de este día destellado de Mediterráneo luminoso. Sosiego de realidades palpables y gustosamente olfativas. Visiones celestiales que acapararon mis sentidos desperezados tras seguir tu andanza ténue pero firme, tu huella suave pero intensa... Estela tuya y también mía.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

El vuelo de tu sonrisa

Y dejó el mundo de ser hermoso sin el vuelo de tu sonrisa rememorando mis anhelos.

viernes, 24 de octubre de 2008

Llueve de nuevo

Llueve de nuevo y cada gota es como un pensamiento inocuo huidizo de mi conciencia. Mis huellas húmedas y pasajeras dibujan sus perecederos trazos difusos avanzando por el suelo empapado e incierto. Mientras, callo y escucho el repicar de palabras nacientes de charcos negruzcos... Que aun oscuros como abismos, albergan dormida vida gestante entre fangos perpetuos y turbias aguas de estanque.

Llueve de nuevo, sobre mojado. Y se reciclan los lodos capturando el paisaje en leves segmentos de huecos fluviales... Donde me miro para buscar la evidencia de lo sabido y me asomo a mi reflejo de entre los barros cautivo.

jueves, 16 de octubre de 2008

Experimento cósmico

A veces me pregunto si soy el alocado experimento natural de un casual latigazo cósmico. Me miro en el espejo y veo la inquietante magna vulnerabilidad de una supernova joven formada por millones de partículas inestables. Canalizo mi energía cargada de electrones que degeneran su masa y se contraen una y otra vez, hasta conseguir que desista mi desambiguación nuclear. Me convierto en estrella estable momentánea y a merced de tu luminiscente nebulosa hambrienta, me dejo atrapar en su suculento campo gravitatorio repleto de tesoros estelares.

lunes, 13 de octubre de 2008

Translúcida

Hoy desperté translúcida. Sueños a medio hacer brotan a través de mis ojos húmedos y chispeantes. Asoman locos y exaltados, deseosos de andar por el mundo librando batallas sin guerra contra la adversidad muda del tiempo.

jueves, 9 de octubre de 2008

La extraña belleza

foto: "extraña belleza" - E.G.

Siempre adoré la extraña belleza. Donde nadie vio luz yo vi amanereces, lejanos destellos de brillos en la noche brumosa y espesa. Leves formas luminiscentes, mensajes de nadie pendientes de escucha en busca de una mirada azarosa que diera sentido al vacío viajero de su espacio-tiempo.

Y bajo el tórrido sol de mediodía, contemplaba poemas colgados de nítidas nubes blancas cargadas de frescas tormentas ruidosas y electrizantes, mensajeras de misterios ancestrales que, a golpe de estruendo fluorescente, ahondaban en mis más arcaicos miedos e inquietudes.

Anochecía y quedaba prendida del poniente caluroso embarcado en sofocante calima veraniega... Pensando la madrugada, con sus luceros aún despiertos, soñando trazar camino hacia donde mi alma intuyera buen destino, indagando bellos motivos en sosegante aprendizaje de universales e imperecederas enseñanzas.

miércoles, 8 de octubre de 2008

De nuevo, soledad

Soledad requerida, de nuevo tanto de ti aprendo... Cuántas horas me regalas en silencio cuando todo el mundo ignora nuestra idílica trama. Soledad desbordada, que te viertes sobre huecos llenos de esperanza y te escurres entre tiempo habitado de inquietudes quietas. Y me das más de mí cuando poco o nada me siento, cuando nadie me reclama ni escucha mi desaliento.

lunes, 6 de octubre de 2008

Necesidad callada

Qué curioso. Se me hace extraño volver a este rincón nostálgico repleto de pasiones. Este lugar abstracto, íntimo, rojo y sangrante. Esta expansión de mí misma que tanto aliento extra parece insuflarme de fuera hacia dentro... Me reclama de nuevo a pleno grito silencioso, entre sueños parlanchines que repican con rima ligera mi insomnio.

Se acostumbran las necesidades cuando se reprimen pero, aún si así redimen su pena, buscan salida en los cauces de la palabra para fluir quién sabe por qué torrentes paralelos a sus semejantes, recorriendo los valles de la conciencia que aún cuerda, nos visita entre brumas de indiferencia y necesidad callada.

viernes, 29 de agosto de 2008

Astroquímico desorden

Me siento abandonada a este abismo tan sólo roto por los días, luz necesaria en mañanas tardías de extraños despertares. Recordartorios en noches estrofadas de palabras en astroquímico desorden discontinuo que extraen de mi olvido... Abstractos pasajes entre retales de oscuridad engarzada en frases estacionales que, con la métrica imperfecta de tus supiros y alarde fogoso del beso repentino de tu huída, desalientan mi templanza y la sensatez que anhelo entre escondrijos de extasiado silencio, cuando mi boca sella la tuya articulando el verbo universal del lenguaje que comunica nuestros adentros.

domingo, 24 de agosto de 2008

Trabajo de cuerdos

foto: E.G.
Sé que debe ser tan sencillo como respirar: tomar aire y caminar. Lanzar un primer paso entre la curiosidad de lo novedoso y el júbilo de la esperanza. Lo desconocido no puede ser tan temible, seguro que es más que hermoso. Me deslumbraría, si fijamente lo indagara con mi atemorizada mirada llena de viejos prejuicios e indeseados temores salpicados de inexperiencia.

Tal vez esté queriendo pisar sobre mi propias huellas, cuidando no dejar rastro de mis errores. Pero como no es trabajo de cuerdos despistar la evidencia... Aquí me hallo, inmersa en esta espiral de indiferencia inducida a base de pensamientos enrevesados, afilados como puñales que se clavan en mi pecho y en la espalda de quienes me rodean intentando contemplar lo mejor de lo que de mí imaginaron.

martes, 5 de agosto de 2008

Las horas perdidas

Te busco con la avidez de un ave rapaz hambrienta y malherida. Sangrante en tu ausencia cada vez que tu figura se aleja entre las brumas de otra noche de huída solitaria. Mordiendo la oscuridad gestante de la distancia que nos separa en las horas perdidas de nuestra existencia. Vulnerable esencia, esparcida de nuevo sobre el frío suelo de mi morada, austera y callada tras tu falta inquietante de anhelo distante de esperanza.

jueves, 24 de julio de 2008

Estría de corteza

foto: E.G.

Si conocieras mis miedos me darías tus colores, mariposa. Me vestirías con ellos, para dar luz a mis horas y guiar mi paso lento por estas cimas ventosas.

Paso aquí mi tiempo eterno sorteando inmensidades, mientras espero el planeo del vuelo de tus verdades. Abre las alas, mi reina. Despega con tu destreza, que a mí me queda muy grande esta estría de corteza. Pues sólo de camuflaje pintó la naturaleza mi equipaje acorazado, duro para adversidades, pero perpetuo pesado.

Alentaré mi bagaje entre baches de torpeza, para encontar otra tarde tu posar de sutileza. Acude a mis aposentos de recóndita aspereza y luego vuela de nuevo, para elevar en tu vuelo, el halo de tu belleza.

domingo, 20 de julio de 2008

La callada pensante

Soy la callada pensante. Como loca divagante sobre mi paso intrigante en silencio desvalido. Enamorada del aire cuando a ti huele el paisaje, por este tibio paraje de partículas de estío...

Abro saciante el camino, como vía apaciguante de desdén en desvarío, para llegar a estos lares de recuerdo entumecido.

Y me elevo entre ansiedades, sin divisar mi aposento. Sólo yo sé lo que siento, si perezco en el intento de llegar donde tus manos me esperan en desaliento.

miércoles, 16 de julio de 2008

Refugio mágico

foto: L.M.

Regreso a mi refugio mágico de palabras, tal vez para encontrarte entre acentos de afecto enrevesado y nexos de amor inflamable. Hoguera insaciable de vida que arde y que conmovida, me hace arder.

Ausente del mundo y de sus mundanos trazos, redacto mi huída. Formulando sortilegios mudos, que en danzante melodía de hechizos blancos, se articulan e imitan tus formas sublimes de encanto. Rondando así estas estancias llenas mis espacios, vacíos como letargos. Y aún estando sin estar, más me das si más te extraño.

Recito mis ordenanzas y busco lo inexplorable. Tanto de ti mi voz tiene que te confundo tras el velo solitario de la tarde... En mi canto de esperanza, ese que arropan silenciosas las paredes pálidas por tu visita ausentada. Ese que narran en calma, como serenos vocablos, mis acurrucados labios. Estos mismos que sueñan dormir saciados... Aunque de ti sólo tengan este poso imaginado.

miércoles, 9 de julio de 2008

Rememoro

Rememoro mis andanzas de puntillas por tus cercos de ensueño. Caminante azarosa en los valles de tu templanza. Levitante yo, tras el verso suave de tu aliento risueño, que entre prados de tempestuosa calma, me eleva al infinito.

Y así me refresco... Con el recuerdo seguido de tu aroma en travesía, en la memoria callada del habla de tu silencio. Saciando con mi saliva la sed de tu dulce savia, relamiendo el sentimiento; parpadeo que mañana vendrá a despertarme en sueños, para mostrarme la vida tal y como la soñaba.

viernes, 4 de julio de 2008

Luz, silencio y miradas: "la estrella observada"

foto: "la estrella observada" - E.G.

Tumbada en el suelo de mi modesto salón vi una estrella que, por mi balcón, asomaba. Lucía parpadeante e inquieta, con cierta mueca solitaria. Entendí que eran mis ojos su búsqueda y me quedé a contemplarla, algo ausente. Como siempre, despistada.

Zas... diminuto destello. Captó su brillo mi adormilado desvelo, luminiscencia que a años luz de mi casa venía como si nada. Me pareció hermosa, sencillamente. Laboriosa gesta inminente. Una visión por la cual vivir aquel momento en silencio, tranquilamente; huída del mundo, inmersa en el suyo. Se adivinaba tan palpable, tan real, tan cercano... Sugerente.

Envuelta en su lenguaje de multicolor trazo, me quedé en aquel rincón del universo olvidado y durante minutos seguí su estela, sorteando la rotación terrestre, que imparable la alejaba de mi vista en la inmensidad del plano celeste.

Ni soles, ni cometas, ni luceros del alba. Yo observaré cada noche mi estrella añorada, "pequeña" nova desamparada en el espacio; que compartió conmigo luz, silencio y miradas en aquella noche extraña de la que nada esperaba.

miércoles, 2 de julio de 2008

Alimento de los días

Me siento alimento de los días, pasto de levedades que se ciernen sobre mí. Tentenpié noctámbulo para las horas hambrientas de versos y sueños lejanos, devoradoras de almas que se acercan a los débiles.

De repente, tanto nado en las aguas claras de la abundancia como me hundo en los más turbios lodos de la pobreza, áspera torpeza que ahoga mi aliento en este mediodía absurdo deshabitado de templanza.

Acabo dejando pasar esos instantes vulgares de largo, que de trago amargo estoy saciada. Y a bocanadas me abro paso, aunque algún precio devenga para mis bronquios cansados de tanto esfuerzo respirado entre los malos humos de la calle y esta falsa burbuja de ambiente reciclado.

lunes, 30 de junio de 2008

Florecillas amarillas

Foto: "florecillas amarillas" - E.G.

Me viene a traer la vida florecillas amarillas. A mi encuentro llegan en multitud apabullante, desplazándose en el suave viento de mañanas soleadas y tardes mansas de soledad desoladas. Vuelan con sus alas de frágiles pétalos y así, diminutas y quebradizas, se sostienen como luminiscentes almas de nadie que acuden a mi pelo en desliñada guirnalda para adornar el gesto ténue de mi improvisada sonrisa.

Y a golpe de molesto viento inadvertido... Un pensamiento escondido cada una me recuerda, pues es su planeo perfumado el que me refresca la esperanza ávida de vida que albergo en mis enjambres de quietud despierta y celeridad dormida.

jueves, 26 de junio de 2008

Silencio

Hoy soy silencio, adormilado y desentendido silencio. El que degustan los pobres provistos de proezas sin futuro. El que cantan los tristes en esperanzas mudas. Ese que hallan los cuerdos antes de enloquecer. Este que se adivina tras preguntas vanas, contestando sin articular gesto. Silencio que, derramado entre labios, aún sigue siendo silencio. Y se vierte en ti cielo abajo; recorriéndote, empapándote, inundándote... Mi cómplice sin habla.

sábado, 21 de junio de 2008

Mujer de madera


Foto: "mujer de madera" - E.G.

Mis manos ya necesitan de ti, mujer de madera; de tus curvas sinuosas, de tu armónica voz al aire. Que se vuelva mi anhelo canción pensante, porque deseo tu tacto; el vibrar cercano de tu cuerpo pegado a mi pecho desamparado en espacios de soledades.

Cual ferviente enamorada, te guardaré caricias en vanas tardes para vaciar tu vientre de calma y llenar de paz mis verdades. Como en trance, por un cauce de palabras... Me entregaré derrotada, para beber de tu savia; sanadora de mi carne, manantial de mi alma.

Que hable tu boca en mi boca y la mía por la tuya, que poemas de amor fluyan cuando mis dedos te intuyan afín a mis confesiones. Cara a cara, mano a mano... Latir de cuerpos y mentes, surcando tiempo y espacio, en el adorado abrazo que nuestros trazos se inventen.

miércoles, 18 de junio de 2008

Añorada bahía

Aunque hoy sea otro día de desconocido rumbo...

Tuve ayer el trazo mudo de la luna llena, abrazo eterno en el paseo cierto de la evidencia. Y la brisa del mar indagaba mi mundo, pequeño y frágil; inmenso y puro. En brazos de la ternura, comisura de mí misma; fuente de la cual beber y ser a la vez bebida.

Me lancé al abisbo leve de las caricias del aire, navegando entre oleaje, tan inminente y salvaje; de intensidad desmedida, deseada travesía desde el puerto, sin anclaje... A tu añorada bahía.

domingo, 15 de junio de 2008

A mi paso

Camino del interior de la huerta valenciana una tarde de tormenta.
Foto: L.M.

Percibo un camino abierto a mi paso. La naturaleza sabia e irreverente se brinda a guarecerme en sus lindes de remanso. En busca de atardeceres sólo imaginados antes, deseos reverberantes de mi libertad distante gritan ecos de mí misma, para llegar al encuentro de quien dista en veredas... A la espera entre humedales, de mejores tiempos y más realidades.

Prudente. Serena incierta, voy andando entre maleza. No es mi destreza, sino el afán de mirar hacia arriba y ver la luna ceniciente, luz penitente en maldecidas ausencias.

sábado, 14 de junio de 2008

Despejado

Luce un cielo despejado, saldré a respirar despacio y sin prisas beberé de su destello dorado. Que me oxigene la razón primaria, para agradecer bien cuerda el buen augurio que a cada paso me traiga, por aceras soleadas y arboledas enfrascadas en toscas recreaciones de natura imaginada. Que desvele su mensaje de paisaje cotidiano, ese que hace más hermoso lo que a veces ignoramos por un pasaje tedioso y de trazo adivinado.

Guarde así pues la intención de seguir andando este día solitario, que no es en el calendario más que otro día, sin más tesón, sin más agravio. Y... que me infunda inquietud más densa para mañana, y mañana... Que luzca luz luminosa en la calle y en mi casa, que quiero abrir la carcasa de mis sueños y esperanzas.

viernes, 13 de junio de 2008

Memoria ingrávida

Los Cubos de la Memoria (Llanes, Asturias). Obra de Agustín Ibarrola (2001).
Foto: "Cubos Nocturnos", por Sergio de la Torre.

Andan en ocasiones los pensamientos como hacinados en la razón de los cuerdos. Pintamos recuerdos que recorren el tiempo volátiles, como balanceándose festivos y ausentes de aquello que antaño fueron; formando así retales de memoria ingrávida.

Y ahí seguirán, como bloques de nostalgia, coloreados de sueños y alegría estampada. Prismático vertedero de desengaños, bañado tan sólo por el azar repentino de las aguas de la tristeza, en noches de desatino y madrugadas inciertas.

jueves, 12 de junio de 2008

Cuando manejo mi vuelo

Sé que sabes que me echo en falta, que me busco cada día en el espejo. Que no es mi reflejo el que me define, ni el que imprime esperanza en tu hermoso anhelo. Soy yo, cuando manejo mi vuelo, quien te roba la mirada para guarla en recelo bajo mantos de silencio. Quien vela tu estancia y también tu ausencia, aunque muera en el intento por partir la esencia dolorosa de mi desconsuelo.

Reviviendo... Me sueño en tu inmensidad, tan bien hallada en mis manos. Ahí, donde cada paso en paz nunca se ve dado en falso. Donde andar es tan certero y a la vez tan insensato, entre las brumas conscientes del ser imperecedero y la claridad ferviente del querer desesperado.

martes, 10 de junio de 2008

Otro día nublado

"Confines de Cielo Nublado" - foto: E.G.

Otro día nublado. De nuevo, las gotas de la conciencia me despiertan tímidas, golpeando sutilmente la ventana. Indago entre cortinas con mis atemorizados ojos vampíricos, ávidos de luz; pero siempre agradecidos a la suave sombra cobijante de una húmeda mañana nostálgica.

Otro día nublado. Al encuentro de mi soledad escueta, la que no siempre puede aflorar y expandirse inquieta. Aún así, fluye constante y muda por toda yo, que a vista ajena ejerzo serena; gestante de ideas... Mientras, el torrente de fuente sintáctica que riega cada neurona de mi cerebro, sigue su leve curso en aparente silencio.

Otro día nublado. Y de nuevo, me desenvuelvo como consciente esclava de su tiempo lento, que pasivamente avanza en el vapor de agua oscurecido y tumultuoso que se aproxima desde el norte, amenazante con su llanto retenido en un nudo de viento... que ya cesa.

Otro día nublado. Buscaré saber quien soy, sin quererlo saber demasiado. ¡Qué otro día fuera este, para esconderme de mí y refugiarme en tu abrazo!

domingo, 8 de junio de 2008

Me recuerdo...

Me recuerdo frágil, escribiendo relatos en noches calladas como esta. Revolviendo sueños de nadie para encontrar el mío propio. Indagando poesía y músicas imposibles casi en completo silencio... Al amparo de las luces de la vieja estación de ferrocarril, que parecía espectante al asomo de la dormidera repentida que pudiera sorprenderme en la tarea.

Luz tenue, lápiz, papel y poco más. Guitarra, tal vez, como mudo instrumento o improvisado escritorio, que sobre mis rodillas soportaba mis toscas notas de ininteligible caligrafía oblicua. Ventanal de par en par en verano, abierto a la brisa mediterránea perfumada de pino verde y azahar tardío. Y de fondo... aquella emisora con aquella voz dulce, brindándome un "pasaje en la noche", donde almas aún despiertas dejaban constancia de sus inquietudes, penas, sueños, amores... Temores.

Qué lejos quedaban entonces mis miedos, sencillamente no tenían cabida en mis versos. El futuro se forjaba en mis poemas de rima asonante y en cuatro acordes que me robaban el habla.

A veces, me transporto hasta aquella diminuta habitación con vistas al mar, que anochecía hermosa en su reducido espacio rectangular y explendorosa amanecía, con su sol naciente acechante y mi constante sueño atrasado acumulado en los pliegues de aquellas finas sábanas de suave algodón estampado.

martes, 3 de junio de 2008

Secretos varados

Recreación de papaver somnífera del cementerio de S. Justo, Madrid
- foto: Araceli C.-

¿Duermo o sigo viva? Bien no lo sé. Si soy destello de luz perdida, que asoma sin saber ser. Y sin saber ser por qué, difumina su halo exento de ser quien fue. Y se busca en las sombras de su yo esquivo y en las luces de tu paciencia, para encontrar un motivo que dignifique su esencia. Que no existe indiferencia a este lado del querer, por mudos que muestren ser estos, mis inoportunos labios, que de secretos varados saben tanto sin querer. Que confunden proveer con sellar a cal y canto. Versos, poemas, romances callados... Qué aún estando tan dormida, me confían su partida cada noche y cada día, en mis sonetos soñados.

sábado, 31 de mayo de 2008

Como si empezara a andar

Como si empezara a andar, qué extraño aprendizaje. Como si fuera el viaje una senda sin trazar, a merced de las razones que vengan con intenciones de querer hacernos ver lo que soñamos mirar.

Brecha de tierra en sequía que necesito labrar. No sé bien donde llegar, pero quien no anda ni esquiva ni encuentra su buen lugar.

viernes, 30 de mayo de 2008

Lluvia, tierra, musgo...

Bosque de hayas de Faedo, León: "el bosque mejor cuidado de España".
Parte de él, corre peligro de ser arrasado por la construcción de una red eléctrica que se pretende construir a su paso.

No parece haber tregua en este mundo acelerado. No existe vía de escape entre tanta locura. Menos mal que la lluvia nos baña en calma y desmenuza nuestras penas a base de diminutos chasquidos de vida aleatoria.

Tan sólo quisiera un instante de paz para parar mi reloj, el no biológico. Sentarme a ver crecer el musgo en las cortezas de los árboles, hablar con ellos y admirar la inmensidad del bosque. Pedirle un soplo de aire puro para perfumar mi cuerpo y renovar mi espíritu. Buscar y hallar esa vista introspectiva de mí misma. Caminar por esa senda, alternativa a tanto desvarío mundano absurdo.

Quisiera alejarme, casi sin dejar huella. Fundirme de alguna manera con la naturaleza y ser al fin, lo que realmente soy: parte de ella.

jueves, 29 de mayo de 2008

El manual

Respirar: largo y tendido, reciclarse.
Callar: que viene la vida a traer mensajes.
Pensar: serena, callada pensante.
Mirar: qué maravilloso don, repleto de diminutos parajes.
Escuchar: a mí misma, a mí yo gestante.
Amar: qué noble gesta, entregarse.

jueves, 22 de mayo de 2008

Oruga

Y cual oruga hibernante concilié el sueño empapada en desconcertante llanto. Mojada de más tristeza, manchada de desencanto. Y en la espiral de mí misma, me refugié sigilosa; enroscada cautelosa; estrujando mis entrañas como si fuera a partirlas. Tal vez por no derramar mi sentimiento ensañado. Para no pringar a nadie. Para que si quiere duela, pero aquí dentro callado; donde se forjó sin ser, casi sin saber bien cuándo.

Y soñando mi partida con alas de mariposa... Me seguí sintiendo oruga, invertebrada, en la inmensidad perdida.


Oruga Battus Polydama

Fotografía realizada por el Dr. Carlos Marzano, gran experto en fotos macro de fauna y flora, al que aprovecho para mostrarle mi agradecimiento por permitirme adjuntar esta hermosa e impresionante imagen al texto.

lunes, 19 de mayo de 2008

solitario acogedor

Amaneció hoy un día callado, como ausente de sí mismo. Silencioso, brumoso. Solitario acogedor de monotonías que pasean encorbadas por sus calles mojadas.

Cafeína, analgésicos y unas letras para abrirme paso en este extraño encuentro con la tímida y blanquecina luz solar que asoma tras el cristal. Poesía de lo cotidiano para embellecer el paso y sonrisas que anden dispuestas a darse sin más.

sábado, 17 de mayo de 2008

Desvanecencia

- hermosa foto de algún Campo Santo por Araceli C. -

Me desvanezco en la levedad del medio inocuo de mi conciencia.
Y mientras palpita el llanto sereno de mi silencio, se arropa en el canto callado de mi austero delirio.

Me perturba el vacío que rellena mis recovecos huecos de prolongada indecencia.
Se agita mi yo guardián, el de mi propio martirio.

Me retuerzo de dolor indoloro cuando me baño en tus lágrimas secas, llenas de pesar y de razón sincera. Esa que adoro, esa que quema.

Y lloro también tinieblas, para compartir castigo.

Desaparece de mí una parte cuando bebo tu ausencia; tan fría, tan sierva de esta soledad inquieta.

Me escondo, me quedo, me voy, me pierdo, me ignoro. Y en el silencio...
Me desvanezco.

viernes, 16 de mayo de 2008

gélidos destellos

Es duro verme reflajada en el brillo de tus ojos tras gélidos destellos de incertidumbre. Yo misma y mis porqués, de nuevo sin tregua en tus desvelos y en mis razones sin peso. Primarios instintos que, en uno de tus parpadeos, llegan a desarmarme sin advertir mis tristezas.

Tan precavida fui siempre que jamás tropecé, pues antes de dar un paso en falso preferí la inmovilidad perpleja de la cobardía indolora e insípida. Me acostumbré a callar lo inviable y a mostrar falsa indeferencia para escudarme. Seguí librando batallas a salvo tras mi coraza. Hipotética sensación la mía que, en peristáltico vaivén de actitudes, me llevó a la rendición pactada en el campo de tus virtudes.

jueves, 15 de mayo de 2008

rugidos de dolor

- La Tierra fotografiada por el Apollo 11 desde el Mar de Smyth de la Luna -

Sufres, tiemblas, ruges, te agitas, te quejas... Lloras a mares. Enloqueces. Te abandonas al devenir de la física catastrófica y castigándonos nos adviertes. Maternal legado no pensante, de tosca sangre caliente y trazos imperfectos, que sin quererlo, devuelves a ciegas los golpes que la deliberación humana te propina desde otras esferas bien distintas a la tuya.

Que el pueblo llano no sabe de tus placas tectónicas y sus sísmicos abatares, ni de tus aguas desmedidas, ni de tu sol de sequía. Pero tampoco quisera saber de oscuras pruebas nucleares, ni de fuego en los bosques, ni de basura en los mares, ni de calentamientos globales.

Se completa la absurda cadena de desafíos, que incita al infortunio de inocentes y gesta el sufrimiento mortífero entre, a menudo, los más desvalidos.

Tantos mundos orbitando y sólo uno donde vivir, sólo uno que compartir, sólo uno que cuidar, sólo uno por el que existir. Tan sólo tú, desquiciada y hermosa Madre, tan sólo tú.

Esos días...

Esos días que son para hablar, para regalar gestos, para dar el alma en cada sílaba; para entregarnos llorando o con la sonrisa. Para ser y abrirnos a la luz de la mirada que nos quiera acoger en los aposentos tranquilos de sus destellos y encantos. Para darnos a entender y ser entendidos; comprendidos al amparo apaciguante de los cómplices latidos de ese corazón espectante de vida.
Esos días de mañanas serenas y tardes luminosas son los que busco entre sueños de oscuras noches y madrugadas de ténues orillas.

miércoles, 30 de abril de 2008

A veces...

A veces tengo la capacidad sinestésica de distinguir cada una de las partículas del aire que en él se mueven, de ver en qué dirección se dirigen, de notar sus roces en mi piel de forma inmediata y constante.

A veces intuyo la lluvia, su llegada y partida; su música incesante, sus aleatorios colores; el número completo de chapoteos que cada una de sus gotas producen en los charcos cercanos.
A veces escucho el mar, su lenguaje extraño; el movimiento de las mareas, el rumor de su fuerza impetuosa. Y noto en mi cara la brisa oceánica que sólo se deja sentir más allá del último acantilado oeste.
A veces noto el magnetismo de los grandes polos tirando de mí, la gravedad ejercida por mi propio cuerpo, que me ancla a mi sitio; el calor de la lava gestante de La Tierra bajo mis pies.

A veces noto presencias de personas que ya se fueron. Me miran, me observan, me sonríen... y se van. A veces me traen aromas, consejos, compañía, silencio... A veces vienen a mí en sueños para sonreírme de nuevo y volver a marcharse.

A veces percibo esa especie de somnolentes pasajes para conocer tan insignificantes detalles de mi entorno, esos que casi nadie se para a observar, esos que casi nadie sabe que existen, esos que a casi nadie le importan.

domingo, 27 de abril de 2008

Tal vez... hoy

Fenómeno de pilar solar en el Lago Tahoe, Nevada.

Tal vez hoy sea un día de esos para no pensar demasiado, para dejarte llevar por la bella vida que te envuelve y que tan feliz hace a seres como yo. Para darte a la brisa que te roce, sin apremios ni prisas; ni ganas de saberlo todo. Para endulzar el aire con tus aromas y moldear el espacio-tiempo con tus formas y la armonía de tu sola presencia.

Tal vez hoy, como premisa, debamos dar gracias con la misma fuerza que nuestros caminos cruzaron sendas y nuestros labios se brindaron las primeras palabras... Por ser y estar, en cuerpo y alma, orbitando en el mismo universo.

sólo soy

Sólo soy una mujer. Me conmuevo con facilidad, tanto que a veces me siento vana, hasta vulgar. No es algo planeado, pues quién pretendería como cometido huir del mundo perceptible a golpe de grito silencioso.

Curiosamente, con facilidad dicen también que conmuevo cuando cuento historias. Seguramente las cuento para mí misma, tal vez para marcar ciertos instantes, momentos que no quiero dejar colgados en el olvido indiferente de mi mente viajera e inestable. Será mi forma de aparentar entereza y control de emociones varias.

Pero... lo cierto, es que me siento como una inocente niña en vías de la inexperta adolescente que fui. Como si una ambigua vuelta atrás visionaria de cambios prevaleciese en mi persona, arrebatándome a veces la coherencia, el sentido práctico de la vida y el dominio de mi yo consciente.

Prometo ir hacia adelante, aunque el infortunio y el desatino empiecen tapándome los oídos, vendándome los ojos... Y acaben tristemente amordazándome a veces.

Realmente, creo que siempre supe mis puntos débiles, mis defectos; a veces disfrazados de absurdas virtudes. Mostrarlos nunca fue motivo para dar rienda suelta al asomo de mis grandes miedos... Hasta ahora, supongo.

jueves, 10 de abril de 2008

en el lago

Foto: Mauro 2004 - Lago Nasser, Egipto.

Yo también me siento errante, de paso lento y desalentado; de pisadas hundidas en el fango de un infortunio inciertamente constante. Parece que no me importe vivir en este estanque de inseguridades, manchada por los lodos de los bajos fondos del lago de mis temores. Aún así, mi alma vagabundea por los silencios de mi propia mente ausente de lógica, y se pierde sin encontrarse.

Doloria, cansada, perdida, loca, callada, tal vez sola... Removeré los arbustos de mi conciencia dormida con el eco de tus palabras resonantes en mis haberes, para encontrar el nuevo camino de nuevo, si de nuevo lo hubiere.

Ajusticiada en boca de cualquiera que se crea en su sano juico de juzgarme, abriré senda entre la maleza del tiempo que me toque respirar. Inhalaré vacío si hace falta, como ahora, cuando cada bocanada duele como aquella primera que di cuando vine desnuda, pequeña, sin nada.

Y si acabo persiguiendo las miradas que se pierdan a mi paso, queriendo encontrar si acaso la dignidad que me falte, bríndame la tuya siempre, aunque me hayas olvidado.

miércoles, 2 de abril de 2008

¿...Me pregunto...?

Preguntas sobre preguntas de respuestas ausentes en tardes deliverantes y noches de insomnio inquietas. Vísperas de mañanas de luz cegante y desconsolado desvarío de ideas perturbadoras, impotentes ante la locura incurable que tan confiadamente dejamos pasear a nuestro lado.
Me pregunto por qué el fuerte tan fuerte se siente ante cualquiera que esté un peldaño por debajo. Por qué abusa del débil, cuando más indefenso este se halla y cuando menos resistencia puede ejercer. Por qué desea el aplauso de sus seguidores cerebros huecos... Atajo de cobardes sin honor ni honra, ni lealtad humana; ni principios, ni sueños. Ni verdad, ni inocencia, ni conciencia cuerda habitan sus mentes corruptas, sólo odio y prepotencia; sólo la sucia guerra de su sucia indecencia.

jueves, 20 de marzo de 2008

equinoccio de primavera

Ruinas del templo de Dzibitzaltún (Mexico), famosas por el espectáculo natural del recibimiento del sol en el equinoccio de primavera.

Una extraña sensación cálida y luminosa invade ya nuestras vidas. Esa cierta actitud activa y vivaracha que, normalmente se ausenta en invierno, se apodera de nosotros de una forma claramente perceptible en nuestro estado físico y emocional. Renovación que agudiza los sentidos con la luz y los aromas de nuestro entorno natural. La flora cambia considerablemente y la fauna se deja ver mayormente. Los días son más largos y de nuevo, comienza otro ciclo.

Llegó el equinoccio de primavera, llamado también primer punto de Aries o equinoccio vernal. Casi todas las culturas poseen cierto culto a este fenómeno, como renacer y renovación natural.
Se denomina equinoccio a cada uno de los dos puntos de la esfera celeste en los que la eclíptica (plano que contiene la órbita de La Tierra alrededor del Sol, y también, la línea aparentemente recorrida por el sol a lo largo de un año) corta al ecuador terreste. Durante los equinoccios el Sol está situado en el plano del ecuador terrestre, donde alcanza el cenit (intersección entre la vertical del observador y la esfera terrestre). El paralelo de declinación del Sol y el ecuador celeste coinciden, por lo que la noche y el día tienen la misma duración en todo el mundo. La palabra equinoccio viene del latín, significa "noche igual".

Para los mayas, el equinoccio de primavera representaba una fecha en la que podían demostrar sus conocimientos de astronomía, matemáticas, cronología, geometría. religión... Es por eso que en la puesta del sol de cada 21 de marzo, en la Pirámide de Kukulcan o castillo de Chichén Itza, se produce una proyección serpentina de siete triángulos de luz invertidos, como resultado de la sombra de las nueve plataformas del edificio. La idea conceptual expresada durante la celebración del equinoccio, se centra en la ejecución de la siembra, símbolo de comienzo y fertilización de la tierra.

Como nota curiosa, decir que actualmente, ninguno de los equinoccios se encuentra en la constelación que los nombra. Debido a la precesión (cambio de direccion del eje terrestre), el primer punto de Aries está en Piscis, y el primer punto de Libra se halla en Virgo.

miércoles, 19 de marzo de 2008

...Y así me sostengo

Amanecer en La Albufera de Valencia

Bebo el silencio en tu ausencia. A veces hasta lo invento para encontrarte. Y así me emborracho, con tu nombre mojándome los labios para emprender mi viaje.

En barca de remos tardíos me alejo desarmando la lógica. La empapo de misterio, de anhelos soñados, de cercanas verdades que endulzan y también amargan mi existencia. Sin yo quererlo, sin yo buscarlo me adentro en lo desconocido de mi yo más lejano, de tu tú más inmenso.

Despesperación, esperanza, soledad, ternura, miedo... Mezclo, remuevo, tomo en caliente y mastico los grumos de tu vacío sereno, para proseguir mi marcha inocua en este lago de incertidumbres certeras. Y así me alimento, de nuevo con tu nombre rozándome la lengua, bajando por mi garganta como nudos de enredado silencio.

...Y así me sostengo, no sé si justa, no sé si cierta; pero de nuevo buscando el horizonte de otra mañana risueña.


jueves, 13 de marzo de 2008

De sendas, caminos, palabras...

Nuevo día. Lo sé: augurio de pasos en falso, tal vez. Pero no por ello pretendo quedar inmóvil, aunque eso sea lo que inspire mi rostro pálido y mis pies perezosos. Jamás andar fue algo tan simbólico, tan quieto, tan parado y a la vez, tan inevitable y cierto. Una extraña inercia me empuja a avanzar de nuevo; pero me siento lenta, pasiva, espectante... Como quien espera sobre su cuello el filo de un sable.

Prosigo, como tardía soñadora prendida de sueños abstractos. Como a un minuto constantemente distante de mi objetivo. Albergo tanto buscado, que percibo difusa la esencia de mi búsqueda. Sendas sendas y un destino: el mío, que presumiblemente parece estático y tristemente ególatra y sombrío. Normal que me juzguen mis enemigos, que me castiguen con sus afiladas lenguas, que me acusen y condenen sin juicio... Al fin y al cabo qué soy yo para ellos, tan sólo una piedra en su zapato, una injusta parada en su camino. Pero si escucho en tus labios chasquidos de frases vanas e ignoro que van conmigo, será que también yo tengo alma... ¿Será ese mi delito?

Vocablos. Palabras que son palabras; el viento se las lleva tal y como las desata. Siempre me quedan tus trazos para colgar mis miradas, tan bellos como las brumas que nos enturbian el alba; tan ciertos como mis horas tan lentamente contadas.

(foto: Senda del Oso, Asturias)

martes, 11 de marzo de 2008

heridas de la memoria

Hasta los tristes aniversarios parecen pasar de moda. Hasta la memoria cree perderse para dar paso a la cura de heridas abiertas al pasado, destinadas a la eternidad.
Preciado regalo llamado vida. Ansia de ser en paz, armonía, democracia. Derecho de los derechos, tan a menudo vulnerado impunemente.
Se revuelven las entrañas del cuerdo pensador, que recuerda dañando su espíritu bohemio a golpe de espanto, a cambio de no atrofiar su mente despierta con el paso de los días, con sus noches de insomnio.
Los que marcharon quedaron con nosotros para siempre, y los que quedaron se fueron en parte... a ninguna parte.

lunes, 10 de marzo de 2008

felina

Como si todos mis sentidos se agudizaran. Como si fuera yo la reina ante la plena densidad del medio natural que me rodea. Así me siento: hábil, veloz, segura, fuerte, ágil depredadora. Soñadora de grandes latitudes aromatizadas de manzanilla fresca. Implacable cazadora, de caricias desgarradoras... Pero realmente soy pequeña, extraña, volátil, sensible. Visible. Tan vulnerable a estímulos antes ajenos para mi lado oculto, que mostrarme tal y como soy, para siempre podría exterminarme.

Nuestro Lince Ibérico, lamentablemente en constante peligro de extinción.

Tal vez por eso acabo escurridiza entre la maleza agreste de mi entorno frondosamente desaliñado, para literalmente, acabar subiéndome por las ramas.

SUEÑOS

Mucho café... Bueno, no tanto. Jornada electoral y alguna cosilla más bien deliveradamente estresante. Sin quererlo, eso se ha ocupado de mantenerme con cierto punto inquieto durante parte del día y despierta, de una forma cuasi mecánica, a estas horas de la madrugada.

Ando indagando un poco de televisión educativa (que casi siempre surge a estas horas, paradógicamente); uno de mis programas favoritos.

¡Qué gracia! Hablan de sueños, de esas vivencias que tenemos cuando estamos dormidos. "Juegos mentales" los llaman, curioso término. Uno específico: "sueño lúcido". He tenido algunos, son fantásticos. Es una práctica que se cree que se puede llegar a ejercitar y dominar. A veces, yo misma, he llegado a creer que los controlo a mi antojo, desde el principio hasta el final. Por lo visto, esto no es del todo cierto, según los estudiosos del tema.


Bien sabido es que los sueños tienen fases: Fase R.E.M. - Fase de adormecimiento - Fase de sueño ligero - Fase de transición hacia el sueño profundo - Fase Sueño Delta. Después, pasados aproximadamente unos 20 min., el sueño lento se alterna con el sueño R.E.M.

Una media de tres años de nuestra vida, dicen que los pasamos soñando. ¿Cómo aprovechar todo ese tiempo? Se puede, se debe. Hay una función elaborativa en los sueños, un trabajo; una misión concreta. Algo de nuestro día a día que resolver, que indagar. Una batalla que librar paralela a nuestra realidad objetiva.

Desde la antigüedad, la humanidad ha intentado interpretar los sueños, usándolos como medio adivinatorio y premonitorio. Y lo cierto es que todavía siguen fascinándonos sus misterios a estas alturas de nuestra estudiosa percepción de casi todo. Hay algo en ellos que se nos escapa, que nos atrae y que buscamos consciente o insconscientemente cada noche tras cerrar los ojos. Ciencia, consciencia, subconsciencia... A saber cuánto más se entremezcla en nuestras grises y etéreas materias cuando nos abandonamos a caminar y cruzar las puertas de los horizontes más desconocidos de nosotros mismos.

jueves, 6 de marzo de 2008

migrando

Precioso flamenco en pleno vuelo migratorio.

Eres un ave audaz, tan libre como el viento que impulsa tu vuelo. Acostumbrada a migraciones en estaciones frías y cálidas; secas y húmedas. Previsora de tiempos angostos y espesas brumas. Tu sincera apariencia te muestra frágil, pero en verdad eres fuerte; de gran coraje, de admirable perseverancia. Consecuente y constante; siempre valiente ante cualquier adversidad venidera. Y así avanzas, suavizando el aire. Como si no fuera nada tu esfuerzo diario trazado en mi cielo, a veces nublado.

Es tu templanza la que me contagia sueños, la que de ensueño me envuelve; la que soñar me promete soñando en vuelo sereno. Sin prisas ni planes eternos, pero sin tiempo de pararse a esperar otro invierno.

Mucho debiera yo aprender de tus ténues formas; de tu sutil lenguaje, de tu encandilador planeo. Y es que mirarte es un viaje hacia algún lugar lejano de intactos atributos paradisíacos. Una aventura de ida para quedarse prendida tras el velo de tus caricias rosadas, para salpicharme de tus simpáticos chapoteos en cualquier charca que nos acogiera.

...Quién sabe si debiera también seguir tu estela, capaz sería yo de perder el norte y hacer además, que acarrearas con mi torpeza.

miércoles, 5 de marzo de 2008

el enfado del viento

Rosa de los vientos vista desde la Torre de Hércules en A Coruña, la cual
fue construida como faro de navegación por los romanos en el siglo II d.C.
(foto: Xavier Correa Corredoira)

Los "dioses del viento" deben andar molestos por algo. No dejan de agitarse y doblegarnos con sus azotes persistentes alocadamente enfurecidos.

Según la popular mitología griega de Anemoi, sería Bóreas el que ahora mismo andaría haciendo de las suyas por estos lares. Y aunque lejos queda de mi alcance algún conocimiento certero en meteorología moderna, pues afirmo que parece del norte la fuerza y frialdad de este viento que nos visita creándonos este fuerte dolor de cabeza, que acostumbra a venir acompañado, de cierta desestabilidad física y emocional inclasificable; molesta, insistente, persistente.

Qué misteriosa, y a la vez lógica, interacción de los fenómenos naturales en nuestras propias percepciones físicas y psicológicas. Insisto en que somos como una especie de espejos biológicos de nuestro entorno. Un planteamiento para hacernos pensar más en que nuestra propia salud vendrá a menudo precedida por estímulos externos naturales. Pensamientos para empezar a dar más importancia a eso de cuidar nuestro planeta azul, para que este se porte con nosotros también lo mejor posible.

martes, 4 de marzo de 2008

Eco's

No tener un motivo para escribir... nunca debiera ser excusa para no hacerlo. Van las palabras locas resonando en mi cabeza, como si estuviese vacía. Sería mejor expulsar cualquier cosa antes que dar riensa suelta a ese eco molesto y desaliñado.

Luz, fresco, nadie, loco, quieto, sólo, nube, día, árbol, sol, ténue, fugaz, vida, triste, seco, verde, mar, pasos, arena, rojo, tenaz, escuálido, sereno, constante, música, silencio... Palabras. Silencio.



Al maestro J.Drexler se le ocurrieron cosas más significativas acerca del "eco".

domingo, 2 de marzo de 2008

un largo y ancestral viaje

"Desde niña, siempre me fascinaron las mariposas:
Su dualidad y metamorfosis, sus migraciones, su belleza...
Su vuelo mágico titubeante, sus quebradizas y frágiles alas.
Ciertamente, parecen entes naturales portadores de sueños
que traen mensajes y augurios de fugacidad risueña
entre matices silvestres y perfumes de primavera"
--------------------------------------------------------
La mariposa es un animal fundamental en la mitología mesoamericana. Representaba el alma, pero también el movimiento y el fuego. Los dos primeros están relacionados, porque las mariposas eran un vehículo para que las almas alcanzaran el cielo, en el caso de los guerreros muertos en combate o sacrificados en los altares.

Nombres toponímicos mexicanos como el de Papaloapan ("Río de mariposas"), Papalotepec ("Cerro de las mariposas"), etc. Reflejan la importancia que tenía para ellos este insecto lepidóptero. A ciertas mariposas se las asociaba con la belleza, el amor y las flores. Otras constituían claramente malos presagios.

La Mariposa Monarca (Danaus Plexippus Linneo) es originaria del norte de los Estados Unidos. Proveniente de Norteamérica, llega a Zitácuaro, Ocampo y Angangueo, Municipios de Michoacán limítrofes con el Estado de México. La llegada de millones de mariposas ocurre a fines de octubre y su regreso a mediados de abril. La razón de su migración radica en que la maduración sexual solo será alcanzada con el calor primaveral, para lograrlo necesitan hibenar en un lugar donde la temperatura las mantenga aletargadas, para que una vez llegado el calor primaveral se reproduzca para poco después emprenda su regreso hacia el norte para concluir su ciclo de vida.

Su vida comienza en una planta llamada asclepia donde los huevecillos son depositados y al cabo de un período que dura entre 4 y 12 días, emerge una oruga, la cual se alimenta de las misma planta en la que nació. Durante su etapa de crecimiento, la oruga cambia de piel cinco veces, para la quinta vez la oruga, que ya está completamente desarrollada, se fija a una rama y teje a su alrededor un fino capullo de seda que durará cerca de 12 días, mientras la oruga va sufriendo una metamorfosis que la convertirá en una hermosa Mariposa Monarca. A principios de abril emprenderá el viaje al norte, cerrando el eterno ciclo de vida que volverá a comenzar el otoño siguiente.

http://www.umich.mx/

Últimos datos científicos

Recientemente, los científicos han conseguido desentrañar el misterio de la masiva y espectacular migración, que tiene una base biológica y está dirigida por un complejo mecanismo molecular en un pequeño conjunto de células en el cerebro de la mariposa. Se trata del funcionamiento en detalle del reloj circadiano -que mide el ritmo día / noche y dirige el ciclo sueño / actividad-, de la Mariposa Monarca. Utilizan una brújula solar compensada en el tiempo y datos de la luz del día como ayuda a la navegación. La compensación en el tiempo la proporciona el reloj circadiano, que permite a la mariposa corregir continuamente su dirección de vuelo para mantener un rumbo constante a pesar de que el Sol varíe de posición en el cielo.

El mecanismo de las mariposas es único entre los insectos estudiados hasta ahora y funciona de forma más parecida al de los mamíferos que al de otros insectos como la mosca. Se basa en una molécula que permite el acceso de la luz a las células que tienen el reloj circadiano, y en otra, nueva, que es la que mantiene el mecanismo de realimentación en forma de lazo. Esta última parece tener también un papel esencial de enlace entre el reloj y la brújula solar.

http://www.elpais.com/

sábado, 1 de marzo de 2008

cierta matemática

Diagrama de la trayectoria del sistema de Lorenz
para los valores r = 28, σ = 10, b = 8/3

Tarde tediosa en mi cabeza dolorida. Mientras, siento que hay tantas cosas por descubrir, que me aislo en mi mundo procurando tranquilidad con fármacos poco agresivos y seguramente, también poco eficaces.

Abro bien los ojos y mi salud se resiente aún más cuando el mundo se retuerce de dolor, siempre tan injustamente ajeno a los ojos del que mira desde lejos, que como ausente a los estímulos caóticos que se apresuran a invadirle, se cree a salvo. Pero las distancias no existen cuando se accede a la realidad rápida y gratuitamente, cuando se palpa la guerra sin sufrirla y sin hacerla. Cuando te sientes cómplice de la miseria humana, porque de nuevo, aún sin comprender; callas y asientas aunque desapruebes.

Poema folclórico británico acerca de la Teoría del Caos
"Por un clavo se perdió la herradura.
Por una herradura se perdió el caballo.
Por un caballo se perdió el jinete.
Por un jinete se perdió la batalla.
Por una batalla se perdió el reino"

Cierta compleja forma matemática nos aborda, nos domina... Es más, nos compone y nos estructura. Sin duda, está en nuestros genes, como en el primer poso de materia que ancestralmente nos concibió como parte del Universo. Algo de ida y vuelta, de quita y pon; de luz y sombra. Algo que nos aleja del pensamiento consecuente, de la causalidad como vientre gestante de los acontecimientos. Algo que acabará destruyéndonos, sin duda alguna.

viernes, 22 de febrero de 2008

mi parcela de visión nocturna

Expedición Shelios 2000 (foto: M. Díaz Sosa)
- Aurora boreal -
Fiordo de Tasiussaq, Groenlandia

Jamás alcanzaría a mirar ni admirar nunca del todo esta natural maravilla anómala que habitamos a la que llamamos Tierra. Hermoso legado de nuestros ancestros. Herencia de sabios y nobles gentes que nacieron, vivieron y murieron sobre el suelo que ahora pisamos impunemente. Suelo que destruimos y denigramos. Bosques que destrozamos, ríos y mares que contaminamos... Seres vivos que extinguimos y masacramos. Al ser humano no le basta con luchar consigo mismo, con destruir a sus semejantes; sino que se ensaña a menudo de forma enfermiza e inconsciente con su entorno natural, su protector.

Parece que dentro de nosotros, llevamos una innata oscura capacidad de destrucción con todo aquello que nos hace incluso bien, que nos equilibra y nos templa. No sabemos si se trata de un inconformismo biológico, o tal vez educacional... O simplemente de la rabieta de unos seres cósmicamente imperfectos, después de millones de años escasos de evolución.

A veces miro hacia arriba, desde mi particular parcela de visión nocturna... creyendo encontrar las respuestas a cosas complicadas de mi día a día y veo la grandiosa sencillez del universo que intuyo; que crece y se expande sin final, que no tiene otro afán que el de estallar, expandirse y contraerse a su antojo metafísico. También "se crea y se destruye" a sí mismo. Aunque un buen día alguien dijo, casi de forma poética, que simplemente todo se transforma. Pero lo cierto, es que en parte, algo hay de razón en eso de... "... a imagen y semejanza".

sábado, 16 de febrero de 2008

indagándome

Curiosa imagen de la Nebulosa Helix (NGC 7293). Una primorosa red de radios filamentosos embebidos en un encendido anillo gaseoso rojo (hidrógeno y nitrógeno) y azul (oxígeno). Su curiosa imagen nos recuerda a un gran ojo que nos observa desde la inmensidad del espacio.

Me gusta escribir dudosas historias casi afirmativas de mi yo más callado. Me creo misteriosa, creativa... Artista que se descubre entre líneas a priori enrevesadas, dificultosas, complicadas; pero en realidad fáciles y poco discretas para percepciones hábiles como la tuya.
Crezco entre simples tramas poéticas enmascaradas de falsa complegidad absurda, locas por ser descubiertas y posteriormente incomprendidas. Un sino para mí y para cualquiera que intente comprender los alocados contorsionismos de mente acróbata.
Ni yo misma me conozco, pero perpetúo la osadía de buscar métodos, que aunque tal vez de naturaleza embaucadora, muestren algo interesante de mi persona. Algo complicado, que me envuelva a diario en una nueva odisea de descubrimientos y que cada noche me quite el sueño o me sume en el más dulce de ellos.
Me gusta cuando me indagas como si de un fenómeno estelar se tratase, porque sé que no hallarás respuesta y... Seguirás indagándome.

miércoles, 13 de febrero de 2008

fractales

Un fractal es un ensamblaje geométrico complejo, de dimensiones fraccionarias dentro de un objeto donde las partes presentan una estructura fragmentada, porosa e irregular, pero análoga al "todo" del objeto. La misma estructuración aparece a todos los niveles cada vez más pequeños, es una suerte de "autosimilitud estructural" sobre despliegamientos sucesivos, como una representación idéntica.

Siempre me ha atraído este término. Supongo, que por las formas y colores atractivos de sus representaciones gráficas. Las posee la naturaleza, evidentemente. Qué maravilla. ¡Son matemática pura, exacta! Más concretamente... se estudian desde el punto de vista de la matemática del caos.
A simple vista, parece algo muy complicado; pero la línea más transgresora de la ciencia puede llegar a convertir el término en algo mucho más simple, para conseguir explicar con ello enigmas de incomprensibilidad generalizada para los cuales, la ciencia más conservadora, ni encuentra ni busca explicación factible.
Deduzco, intuyo y percibo que la poesía es fractal, la música es fractal... ¡¡¡El amor es fractal!!! Son artes que practican mucho la matemática caótica y con ellas todo tiene sentido de nacimiento, de crecimiento, de reproducción, de muerte... De renacer y renovación. De vida después de la vida.
Fascinante.
Fascinante.
Fascinante.

lunes, 11 de febrero de 2008

el favor enemigo

No acostumbro a creerme a mis enemigos. Realmente no sé si los tengo y aunque tampoco me lo he planteado demasiado, adivino que alguno habrá entre mi pasado, mi presente... y hasta tal vez, entre el futuro que se me aproxime. Lo cierto es que me gustaría saber qué opinan de mí y qué razones tienen para evitarme o no, porque seguramente aprendería muchas más cosas de mí misma de las que imagino. Podría ser constructivo, enriquecedor... A la vez que un pacífico proceso para crear o reinventar amistades, cercanías perdidas o simplemente nulos lazos negados por la indeferencia sensorial que precede a la negativa de conocer en profundidad a nuestros semejantes.

¿Sería muy osado animar a mantener conmigo una respetuosa conversación sensata a todo aquel que se sienta o se haya sentido mi enemigo? En mi, conscientemente utópico, replanteamiento de la amistad y enemistad, no veo por qué debiera serlo. Pues a menudo, nuestros fieles amigos acotumbran a ver y exaltar en nosotros aquello evidentemente positivo. Mientras que nuestros detractores, aunque tiendan a exageran nuestros defectos, siempre tendrán un punto de razón menos estudiado e interesante de nosotros. Y por supuesto, no tendrán ningún tipo de pudor en confesárnoslo con todo tipo de detalles. Eso sí, ofreciéndonos también el lógico beneficio de la duda y la posible falta de objetividad, que algún famoso pecado capital, pudiera ocasionar.

No creo que se trate tanto de amar a nuestros enemigos, pero sí de brindarnos mutuamente la oportunidad de conocernos mejor para enriquecernos como personas. Aunque lógicamente, puesto esto demasiado en práctica... El mundo dejaría de ser como lamentablemente es en muchos aspectos negativos. Y... eso ya sería pedir demasiado.

viernes, 8 de febrero de 2008

Es costumbre...

Increíble. Qué venga este señor de refinada educación católica privada y cuentas bancarias rebosantes a decirnos a la gente honrada y trabajadora cuales son las costumbres españolas. Afortunadamente vivimos en un país laico y multicultural, donde cada cual puede rendir culto al dios que desee y tomar café, tisana, té ingles, té moruno, mate... o lo que se le antoje a la hora que quiera. Comer o no cerdo, cordero, ser vegetariano... Podemos tener la orientación y la identidad sexual que nuestro instinto y deseos nos dicten y no por ello salirnos en absoluto de las costumbres. ¿Qué costumbres? Las de cada cual, es costumbre no perderlas.

Apoyándose en esta propuesta de contrato-ley (recién inventado el absurdo término), se presupone que los inmigrantes vienen a no complir las leyes, a no trabajar, a no integrarse en la sociedad española. Justos por pecadores, se llama la historia a oídas simples. Pero la realidad es otra bien distinta, ya que en las filas de los nacidos en el seno de la patria también hay insubornidados que a veces quedan impunes por delitos de toda índole. Es costumbre por los delincuentes... incumplir las leyes, vengan de donde vengan.
Para un ciudadano español es costumbre no encontrar trabajo, pero si no lo encuentras viniendo "de fuera"... es porque no quieres. - Es la evidente conclusión que extraigo -
La integración de la gente que viene de otros países a este buscando su sitio, debe ir por otros caminos. Tenemos que intentar construir entre todos una sociedad más pluralista, más justa y respetuosa con todas las culturas. Imponer pues las costumbres españolas propiamente dichas mediante un contrato de dudosa validez e intencionada represión, tal vez pertenezca a otro régimen político y a otras épocas de oscura gobernabilidad anclada en el pasado.
¿Costumbres? Está tan pasado de vueltas el término que hasta hay que ir a un museo para saber más o menos lo que significa. Porque afortunadamente... ¡Cómo cambian las costumbres! Qué viva el mestizaje en toda su extensión.

curva alegre

Permíteme que te pregunte... ¡¡¡Qué hacen tus ojos fijados en este enclave!!! No me hagas sacar una sonrisa demasiado evidente, que aunque advertiste el silencio de mis lamentos... La curva alegre de mis labios prefiero dártela sin previo aviso :-)

jueves, 7 de febrero de 2008

el MUNDO al revés

Incomprensible mundo este nuestro, rodeado de paradojas y sentencias “legalmente” reversibles. Ya no sólo vale estar atento a ver cuándo salta la noticia insólita, pues a diario nos invaden todo tipo de motivos incoherentes que tan lejanos resultan para cualquier mente que se crea medianamente sensata, aunque el término se vaya quedando lamentablemente obsoleto.

Tal vez es que todo avanza muy rápido para esas cuestiones que van tirando de sí mismas como pueden para estar a la altura en una sociedad con caminos que, en teoría, debieran ser cada día más justos. Pero realmente a la práctica, toda medida deja mucho que desear en la era de las telecomunicaciones. Todo ha adquirido un significado distinto y cada término léxico-sintáctico se la juega a la vuelta de la esquina en cada movimiento de traslación.

Acostumbrémonos pues a vivir en un mundo al revés, donde incluso tu propio homicida tendrá derecho legal a pedir daños y perjuicios ante tu tumba. Donde tal vez, la justicia te indemnice por sus errores a título póstumo; por citar algunos ejemplos.

Lo cierto es que, desde allá afuera, todo debe parecer tan simple…

jueves, 24 de enero de 2008

El Camino de las Manos Vacías

Desde muy niña aprendí a vivir con la búsqueda de ese camino. Un camino para los débiles e indefensos, para los humildes limpios de corazón. Para discretos guerreros del día a día, que sin el uso de ningún arma lograran abrirse paso en una sociedad no siempre justa, no siempre libre y no siempre segura.

Apenas sin darme cuenta, un hilo de templanza fue tensando mi andadura, mi crecimiento, mis aprendizajes. Se me inculcó el respeto y el compañerismo. La lucha a través de las ideas y el diálogo amistoso. Que mis palabras fueran siempre repetuosas y mis actos pacíficos. Y que, como última consecuencia, mis manos sirvieran como único escudo defensor de mi dignidad personal ante cualquier agresión física descontrolada e inevitable.

Supongo que entonces, a los nueve o diez años, todos queríamos ser héroes. Desconocíamos aquello que esperaba paciente tras la niñez y la adolescencia. Pero evidentemente, aquella fase de aprendizaje serena, amena, feliz, luchadora, soñadora, jovial, dura, fuerte, disciplinada... hizo de mí la mujer tolerante y justa que hoy en día me siento.
Actualmente, percibo que mi camino sigue siendo el mismo y que mi filosofía Budo no ha cambiado, sino que crece conmigo para mi bien, el de los míos y el de la gente que me rodea.

miércoles, 23 de enero de 2008

fuego en mi mente

Y deberé quemar con el fuego de mi mente los despechos de la tuya, pues tanta ira desmedida no tendrá más aprecio en mis desvelos. Que no andamos sobrados de armonías que romper, ni sueños que convertir en pesadillas. Que lo horrendo no borrará lo bello de mis retinas, ni los oídos se volverán sordos por tus vómitos léxicos, tan toscos que hasta faltos de imaginación hiriente tropiezan con tu malévola lengua.

De fuego también tu lengua, de acero tus aceleradas y envalentonadas manos, de trapo tu alma desdichada; perdida... Poco menos que muerta en este jardín de vida donde los cuerdos de corazón pretendemos caminar día a día.

sábado, 19 de enero de 2008

¿magia?

A veces, todo se soluciona como por arte de magia. Pero sabemos bien cierto que, en la mayoría de ocasiones, todo tiene un explicación lógica; de este mundo, del más acá. Que el consciente humano logra muchas cosas cuando es constante y aplicado. Que la entrega y la dedicación ofrecen su recompensa a su debido tiempo, a veces con demora; para qué negarlo.

Ordenar las todas piezas con paciencia y esmero. Usar la templanza y el saber hacer aprendido. Trabajar en equipo con respeto y admiración mutua...
Fuimos hechos para estar juntos. No somos más que seres que necesitan unos de otros, que comparten y unen sus conocimientos para llegar al punto álgido de creatividad que necesitan para sentirse realizados y seguir viviendo en un mundo menos mágico de lo que les gustaría.
Debe haber muchos tipos de magia, pero... ¿Existirá alguna más grandiosa que esa?

jueves, 17 de enero de 2008

Fuerzas, necesito fuerzas...

Eire Road (Ireland)

Ya me fallan las fuerzas. No sé cómo debo hacerlo, pero deben salir de cualquier parte. En estos últimos meses me he convertido en poco más que una rata de estudio de grabación y me encuentro todavía luchando contra el infortunio de las máquinas y su extraña forma de funcionamiento o... no funcionamiento.

Tengo dos días para reponerme y seguir adelante con esta recta final. No dispongo, o no quiero disponer de más tiempo. TERMINAR. FINALIZAR. ¡Qué bellas palabras! No sé muy bien qué significan ya, pues hace tiempo que no termino nada en concreto... Uuuffff.
Lo cierto es que, viendo esta foto... me marcharía a Irlanda, a perfeccionar mi técnica de buzuki irlandés y a beber buenas pintas de Guinness en bares con poca luz y buena música.

miércoles, 16 de enero de 2008

sobre mojado

Llorando sobre mojado. A la par y en distintos lugares. A cada cual su triste almohada oxidada. A cada cual su lágrima, en escasez de palabras. Sueño difuso en la noche. Búsqueda que pertuba mi descanso. Tu nombre presente en mi boca callada.
¿Mi nombre? Ojalá aún reine en tu risa sonada.

martes, 15 de enero de 2008

EL AÑO

Buenos días.
Aún no escribí nada para comenzar el año nuevo (aunque ya va siendo un poco tarde).
Hoy me encuentro más loca que poética, así que no responderé por mis palabras. Seguramente rocen más la vulgaridad que la lógica ingeniosa que siempre quiero abarcar. Y digo quiero, porque no siempre se consigue el honorable cometido, lamentablemente.
Poco o nada hay que decir. Simplemente que 2007 terminó raramente y que 2008 ha comenzado como un año extraño también. Tal vez se desarrolle de forma similiar; así que intentaré prepararme para cualquier cosa.
Desde luego... ES EL AÑO. Está claro, de eso no hay duda.