jueves, 25 de diciembre de 2008

Día destellado

Conjunción de miradas eternas, que llenas de vida se abrieron paso para encontrarse entre las luces de este día destellado de Mediterráneo luminoso. Sosiego de realidades palpables y gustosamente olfativas. Visiones celestiales que acapararon mis sentidos desperezados tras seguir tu andanza ténue pero firme, tu huella suave pero intensa... Estela tuya y también mía.

1 comentario:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Me alegro verte aquí de nuevo, haciendo filigrana con las palabras y fina pasamanería en nuestros sentidos al leerte.
Saludos y un beso!