lunes, 10 de marzo de 2008

SUEÑOS

Mucho café... Bueno, no tanto. Jornada electoral y alguna cosilla más bien deliveradamente estresante. Sin quererlo, eso se ha ocupado de mantenerme con cierto punto inquieto durante parte del día y despierta, de una forma cuasi mecánica, a estas horas de la madrugada.

Ando indagando un poco de televisión educativa (que casi siempre surge a estas horas, paradógicamente); uno de mis programas favoritos.

¡Qué gracia! Hablan de sueños, de esas vivencias que tenemos cuando estamos dormidos. "Juegos mentales" los llaman, curioso término. Uno específico: "sueño lúcido". He tenido algunos, son fantásticos. Es una práctica que se cree que se puede llegar a ejercitar y dominar. A veces, yo misma, he llegado a creer que los controlo a mi antojo, desde el principio hasta el final. Por lo visto, esto no es del todo cierto, según los estudiosos del tema.


Bien sabido es que los sueños tienen fases: Fase R.E.M. - Fase de adormecimiento - Fase de sueño ligero - Fase de transición hacia el sueño profundo - Fase Sueño Delta. Después, pasados aproximadamente unos 20 min., el sueño lento se alterna con el sueño R.E.M.

Una media de tres años de nuestra vida, dicen que los pasamos soñando. ¿Cómo aprovechar todo ese tiempo? Se puede, se debe. Hay una función elaborativa en los sueños, un trabajo; una misión concreta. Algo de nuestro día a día que resolver, que indagar. Una batalla que librar paralela a nuestra realidad objetiva.

Desde la antigüedad, la humanidad ha intentado interpretar los sueños, usándolos como medio adivinatorio y premonitorio. Y lo cierto es que todavía siguen fascinándonos sus misterios a estas alturas de nuestra estudiosa percepción de casi todo. Hay algo en ellos que se nos escapa, que nos atrae y que buscamos consciente o insconscientemente cada noche tras cerrar los ojos. Ciencia, consciencia, subconsciencia... A saber cuánto más se entremezcla en nuestras grises y etéreas materias cuando nos abandonamos a caminar y cruzar las puertas de los horizontes más desconocidos de nosotros mismos.

1 comentario:

Elizabeth J. Rawson dijo...

I don't have any idea what the blog says, but the picture is stunning. :)