jueves, 22 de mayo de 2008

Oruga

Y cual oruga hibernante concilié el sueño empapada en desconcertante llanto. Mojada de más tristeza, manchada de desencanto. Y en la espiral de mí misma, me refugié sigilosa; enroscada cautelosa; estrujando mis entrañas como si fuera a partirlas. Tal vez por no derramar mi sentimiento ensañado. Para no pringar a nadie. Para que si quiere duela, pero aquí dentro callado; donde se forjó sin ser, casi sin saber bien cuándo.

Y soñando mi partida con alas de mariposa... Me seguí sintiendo oruga, invertebrada, en la inmensidad perdida.


Oruga Battus Polydama

Fotografía realizada por el Dr. Carlos Marzano, gran experto en fotos macro de fauna y flora, al que aprovecho para mostrarle mi agradecimiento por permitirme adjuntar esta hermosa e impresionante imagen al texto.

4 comentarios:

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. dijo...

Te dejo un hermoso poema de Federico García Lorca, atendiendo a la palabra que usas e identifica tu estado emocional, espiral:

Espiral

Mi tiempo
avanza en espiral.

La espiral
limita mi paisaje,
deja en tinieblas lo pasado
y me hace caminar
lleno de incertidumbre.

¡Oh línea recta! Pura
lanza sin caballero.
¡Cómo suena tu luz
en mi senda salomónica!

Federico García Lorca.

El dolor nos hace más grandes, incomensurables, por que de él salimos más nosotros mismos.Ya no cabíamos en la piel que nos mantenía e impedía crecer.

Te veo entre amapolas revoloteando
y libando su néctar.

¡¡ Sé feliz !!

Un saludo afectuoso de paz, poesía y libertad.

Pedro Luis Ibáñez Lérida.

fabián morales dijo...

uh una oruga, es perfecto. pásate y lee la fábula que está en mi blog "la metamorfosis", habla de una oruga que cumple su sueño.

besos

loca_poetisa dijo...

Mil gracias de nuevo, Pedro.

¡Qué bello poema, cierto! Me he sentido muy indentificada, y una vez más, cuidada de alguna manera por tus buenas formas y tus atenciones inmerecidas. Pero siempre tan agradecidas...

Un beso fuerte, amigo.

loca_poetisa dijo...

Fabián.
Ahora mismo actualizo tu enlace atendiendo a esa reciente metamorfosis tuya.
Qué curiosa conexión de mentes la nuestra: sendas orugas colándose en nuestros cerebros casi a la par.

Un besazo :o)