miércoles, 30 de abril de 2008

A veces...

A veces tengo la capacidad sinestésica de distinguir cada una de las partículas del aire que en él se mueven, de ver en qué dirección se dirigen, de notar sus roces en mi piel de forma inmediata y constante.

A veces intuyo la lluvia, su llegada y partida; su música incesante, sus aleatorios colores; el número completo de chapoteos que cada una de sus gotas producen en los charcos cercanos.
A veces escucho el mar, su lenguaje extraño; el movimiento de las mareas, el rumor de su fuerza impetuosa. Y noto en mi cara la brisa oceánica que sólo se deja sentir más allá del último acantilado oeste.
A veces noto el magnetismo de los grandes polos tirando de mí, la gravedad ejercida por mi propio cuerpo, que me ancla a mi sitio; el calor de la lava gestante de La Tierra bajo mis pies.

A veces noto presencias de personas que ya se fueron. Me miran, me observan, me sonríen... y se van. A veces me traen aromas, consejos, compañía, silencio... A veces vienen a mí en sueños para sonreírme de nuevo y volver a marcharse.

A veces percibo esa especie de somnolentes pasajes para conocer tan insignificantes detalles de mi entorno, esos que casi nadie se para a observar, esos que casi nadie sabe que existen, esos que a casi nadie le importan.

4 comentarios:

Valadrak dijo...

Que gran forma de expresar algo que hemos practicamente ya hemos perdido. Muhcas antiguas tribus hablaban de algo parecido. Escuchar el mundo. Parece que nuestros relojes nos han provado del tiempo para hacerlo. Y eso que solo se necesita un instante. Un brindis metaforico por todos los que aun soñamos con entender el lenguaje del mar que nos arrulla por las noches.

loca_poetisa dijo...

RE: [valadrak]

Siempre me gratifica tu comprensión. Gracias.

Valadrak dijo...

De nada supongo. Sigue escribiendo y yo seguire leyendo ^_^.

fabián morales dijo...

muchas gracias por tus palabras,
espero no tardar mucho en regresar.
mantendré en contacto