lunes, 19 de mayo de 2008

solitario acogedor

Amaneció hoy un día callado, como ausente de sí mismo. Silencioso, brumoso. Solitario acogedor de monotonías que pasean encorbadas por sus calles mojadas.

Cafeína, analgésicos y unas letras para abrirme paso en este extraño encuentro con la tímida y blanquecina luz solar que asoma tras el cristal. Poesía de lo cotidiano para embellecer el paso y sonrisas que anden dispuestas a darse sin más.

4 comentarios:

Pedro Luis Ibáñez Lérida. Sevilla. dijo...

Vuelan las sonoras sonrisas,
imbuidas en su desasosiego,
por enfervorizar su destino
en los labios de los sedientos.
El café humeante se bebe
con placer, deleite y sueño;
en el alfeizar de la ventana
un gorrión acecha y picotea.
Quiero pensar que es un verso,
que viene a visitarme y dejar
su rastro en el poema que,
como éste, acabo escribiendo.
Te envío mis sonrisas
en el aire que tibio surca,
de oriente a occidente,
en el deseo de las tuyas
que describan la paz y el verbo.

Un beso y sonrisas de vida.

¡¡ Sé feliz !!

Pedro Luis Ibáñez Lérida.

fabián morales dijo...

el viaje del que regresé duró tanto que no sé cuánto fue en realidad.

loca_poetisa dijo...

Qué poético-ingeniosa-bella manera de involucrarte en ese día "solitario y acogedor" haciéndolo también tuyo con tus espontáneos y esperanzados versos, que llenos de complicidad, me dejan sin palabras de nuevo.

Gracias, Pedro.

loca_poetisa dijo...

Fabián. Esperábamos con ansia tu vuelta.

Pero... ¡Veo que has sufrido una metamorfosis importante!