domingo, 21 de marzo de 2010

Volar de nuevo

Ya no me recuerdo. Dejé de ser yo, intuyo. Mi mente gana en murmullo y se pierde en el intento de encontrarme coherente. Fui, soy demasiado paciente. Se perdieron mil intentos, que fracturaron cimientos y desquiciaron en mi mente. El tiempo buscó su pieza y me remodeló a ciegas. Escondió todas las horas que vinieron a enseñarme a creer en las promesas.

Se suceden estaciones y yo... Yo sigo anclada en este estado de subconsciencia. Nace el sol y se pone, sin más afán que el de reiniciar su ciclo. Si esto es un principio, se atascó el mecanismo de la trascendencia. Por mal sentir, presiento que ya ni siento. Cicatrizó la herida del pensamiento y se quemó mi conciencia. Cenizas claman al cielo y al viento ser jaleadas, para convertirse en alas que se posen en mi cuerpo y sin voces, ni palabras.... Me hagan volar de nuevo.

3 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Como siempre, un palcer pasar por tu espacio.

Un abrazo en esta mañana de domingo.

Máximo Ballester dijo...

Buen texto, con esos esos estados de ánimo que paren buenas cosas.
Un abrazo.

loca_poetisa dijo...

Gracias. El placer es mío.
Es un honor para mí que saboreéis mis textos.